Ir al contenido principal

La atención gerontológica centrada en la persona




Recuerdo, hace ya un tiempo, hacer un día de prueba en una residencia de personas mayores para una plaza vacante de educadora social. Por si os pica la curiosidad, no, no me cogieron, pero fue mi primer acercamiento a este ámbito y la experiencia me sirvió para reflexionar sobre cómo querría ser tratada de mayor en un centro similar. 

De ese día recojo una conversación que tuve con una educadora la cual me contaba que la hija de un señor de la residencia se había quejado de que este no hacía ninguna manualidad en el centro. La profesional, con paciencia y tacto le comentó que si a su padre a lo largo de su vida no se había interesado en ello ahora era algo normal que no quisiera realizar aquella actividad. La educadora también le explicó que al Señor X le encantaba comentar las noticias del periódico después de desayunar, una actividad conjunta y voluntaria que todas aquellas personas que querían podían realizar en el Salón Kandinsky (si, aún recuerdo el nombre del salón).

Creo que este es un buen ejemplo de respeto y atención a la persona centrándonos en sus necesidades y también en sus motivaciones y ello es responsabilidad de los profesionales, las personas usuarias y las familias. En nuestro caso, como profesionales, creo que debemos orientar esta atención centrada en la persona desde la implicación y el compromiso. ¿Ello que implica? La asunción, como punto de partida, que las personas mayores merecen ser tratadas desde el reconocimiento de que todas las personas tenemos igual dignidad. Si, es cierto, puede parecer de perogrullo, pero cabe recordar que las personas mayores en situación de fragilidad o dependencia son especialmente vulnerables a recibir un trato que no respete su dignidad, es por ello que los y las profesionales que trabajamos por y para ellas garanticemos este trato digno.

Y a todo esto, dándole vueltas al tema me pregunto... ¿Es difícil cumplir con nuestro que hacer profesional en las circunstancias actuales de los centros de personas mayores? ¿Qué necesitaríamos entonces para llegar a trabajar centrándonos en la persona? La palabra es vuestra.


Para saber más:

_Guía para la intervención profesional en los centros y servicios de atención a personas mayores en situación de fragilidad o dependencia La atención gerontológica

_Película y comic: "Arrugas" Premio Nacional de Cómic 2008. 

_Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional Web Oficial

_Jornadas sobre «Envejecimiento activo y solidaridad intergeneracional» 23 de octubre, Ceuta.  Programa




Comentarios

  1. Muy bueno el comentario sobre las manualidades en los centros. Siempre me ha sorprendido que pongan a hacer manualidades a gente que ha vivido mucho y por tanto tienen muchas cosas que transmitir. Creo que esas personas, cuando sus condiciones físicas o mentales se lo permitan, están para ser emisoras y no receptoras. Ya lo dice la sabiduría popular: sabe más el diablo por viejo que por diablo.

    Para empezar la temporada, muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Juan Francisco. Se trata, sobre todo, de contar con la motivación de la persona. Si está interesada en las manuealidades adeltante! pero no obliguemos a nadie a hacer algo que no quiere hacer simplemente por el hecho de que no queramos prestarle a esa persona la atención que merece. Un saludo compañero!

      Eliminar
  2. Genial el articulo que has escrito.

    Soy educadora social y trabajo en una residencia de personas mayores. Des de que empezé a ejercer mi profesión en este colectivo, intento que cada persona haga lo que realmente le gusta, es por ello, que la residencia tiene un horario con una serie de actividades (escogidas después de realizar un estudio sobre las preferencias de los residentes y que se actualiza cuando hay una nueva entrada en el centro).

    No obstante, tengo que decir que en la lista de actividades que se realizan hay algunas en las que se aconseja a la familia que el residente tendría que asistir, como por ejemplo la estimulación cognitiva o actividades de reminiscencia. Pero por otro lado, hay otras que son totalmente voluntarias y lamento decir que las manualidades es una de ellas. Al principio eran pocos los que asistían pero poco a poco se ha construido un grupito bastante grande. En la programación de este taller, se tiene en cuenta la opinión de los residentes y se piensan actividades adecuadas para ellos. Cuando localizamos una actividad que creemos que les puede gustar, se les expone toda la información y se aceptan propuestas o ideas mejores, y tengo que decir que entre mi trabajo y sus opiniones salen cosas muy bonitas. No creo que sea malo hacer manualidades en un centro de este tipo. Al contrario, muchas de las personas mayores que se encuentran en centros como en el que trabajo, tienen poca confianza en sí mismos y una autoestima muy baja, creen que ya no valen para nada y es gratificante y no tengo palabras para describir como se sienten cuando ven que la manualidad que han hecho les a quedado perfecta. Se les cambia la cara y la enseñan a todos orgullosísimos de ello. Eso sí, no se obliga a nadie a asistir al taller.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola (no sé cómo te llamas),

      Estoy de acuerdo contigo que hay ciertas actividades necesarias para prevenir el deterioro cognitivo propio de la edad de las personas mayores. Esas actividades son básicas para mantener la mente en forma. Sobre las manualidades creo que son actividades que, si bien se hacen son porque gustan. Eso si, se debe de hacer sin infantilizar a las personas que realizan esa actividad manual en la temática de las propuestas que se hacen. Me explico un poco más: uando trabajé en el Col·legi d'Educadores i Educadors Socials de Catalunya (CEESC) vino una chica a colegiarse que había editado un libro de manualidades con temática no infatigable para que las personas de la tercera edad pudieran hacerlas. Es una lástima que no recuerde su nombre ni sepa en que editorial lo ha publicado pero me resultó muy interesante que tuviera en cuenta las particularidades de la gente mayor en lo que viene a ser la vista cansada o la artrosis en las manos a la hora de diseñar las diferentes propuestas de actividad.

      Un saludo y gracias por tu extenso comentario, me ha gustado mucho leerte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música comunitaria y deporte: Bàsquet Beat

Hoy tercer y último capítulo de la serie: Drogas, Sexo y Rock & Roll.

Aprender música a través del baloncesto, ¿por qué no? fue lo que pensé al ver la descripción del proyecto Bàsquet Beat. Pero Josep Mª Aragay, educador social creador de este proyecto, va más allá de ese aprendizaje: ha utilizado la música como herramienta para unirla a las inquietudes y necesidades de jóvenes inmigrantes, en este caso al deporte.

Josep Mª trabaja desde la educación social con un grupo de percusión formado por chicos migrados que utiliza como instrumento base unas pelotas de baloncesto y los diferentes sonidos y ritmos que generan. Desde el ritmo hip hop que resulta del impacto de las pelotas contra el suelo puede surgir un impacto mayor: el personal yelcomunitario. La situación personal de cada uno de los jóvenes es complicada es por ello que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer que estos se hagan responsables de su propio desarrollo. Por otra parte el proyecto también aspira a…

Entornos educativos que favorecen el trabajo colaborativo

Este es Toni Olives, educador social que junto con otros profesionales ha creado el proyecto educativoAcompañados por el vientome invita a coger el timón y llevar el rumbo. Es una experiencia entre fácil y difícil. Resulta extraño pero mantengo el rumbo al poco tiempo de que él me explique el funcionamiento de esa rueda que gira en posición vertical. Pendiente, siempre atenta y concentrada, así es como debía estar si quería llegar a mi destino. El antes y el después de la experiencia de timonel fue un verdadero trabajo en equipo: uno estira de la cuerda, el otro le ayuda, más adelante otra persona intenta izar la vela. Y a la vuelta, ¡cuidado!, o todos colaboramos o podemos chocar con los barcos de al lado y amarrar velas accidentalmente.
Este proyecto innovador nace con la intención de llevar a los adolescentes a que se dejen acompañar por el viento navegando, es decir, que se dejen acompañar, estar al lado, sin dirigir. Acercarlos a un nuevo entorno relajado, afectuoso y rico en posib…

Intervención socioeducativa con personas sin hogar

Hoy empiezo este post con una vivencia propia. Tengo un nítido recuerdo paseando de la mano con mi madre por el Passeig de Gràcia. Era la mañana de un día festivo de primavera, yo debía de ser muy pequeña, cuatro años, pero lo suficiente mayor como para poder comprender y recordar lo que ocurrió. Caminábamos tranquilamente bajo el sol cuando vi a una persona sin hogar sentada en el suelo, pidiendo limosna. Lo primero que hice al verla fue soltar una carcajada, sí, reírme de él, porque quien pedía era un hombre. A continuación recibí una lección de mi madre, que más que algo sabe mucho, la cual me dijo: "Jamás te vuelvas a reír así de una persona que pide en la calle, todo el mundo puede acabar un día así." Y luego, con mucha pedagogía y cariño me explicó que no tenía derecho a juzgar a esa persona porque nada sabía de su vida y que aquello me podría pasar a mí y a cualquiera. 
Creo que Roser, mi madre, tenía razón (mama, es verdad, como en casi todo) porque la realidad que co…