jueves, 30 de octubre de 2014

Empoderar a las personas en situación de vulnerabilidad social




Como os comenté en el pasado post, la semana pasada se celebró en Barcelona el Congreso de Servicios Sociales Básicos de Cataluña bajo el lema: "Vidas en crisis. Ética, investigación y creatividad. Transformemos el presente, construyendo el futuro."

Mientras educadoras/es, trabajadoras/es y psicólogas/os sociales reflexionábamos entorno a estos tres ejes del Congreso, en Ciudad Meridiana, popularmente llamada "Villa Desahucio", 40 vecinos asaltaron una oficina de Servicios Sociales destruyendo parte del mobiliario y atemorizando a los trabajadores. Desde los tres colegios profesionales organizadores del Congreso se emitió un Manifiesto a raíz de los hechos y desde la Administración pública se ha reforzado la seguridad con dos agentes de la Guardia Urbana que tratan de custodiar la oficina de Servicios Sociales de ese barrio.

Viendo las acciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento tras los acontecimientos ocurridos sólo puedo decir que me indigna y me avergüenza que la respuesta institucional a este problema sea tan inadecuada. La pobreza, la falta de oportunidades laborales, la desesperanza frente a la frase "lo siento pero no hay nada" por parte de los profesionales no se soluciona ni con violencia por parte de la ciudadanía ni con un parche, léase dos guardias en la puerta, por parte de la Administración.

Mientras la gestión de lo público se hace desde la irresponsabilidad y dimitiendo de su función de cohesión social, nosotros, los profesionales, tenemos que actuar con rapidez para dar respuesta a estas situaciones. Es necesario reflexionar sobre lo ocurrido y ver cómo ayudar a canalizar toda esa frustración y rabia de la ciudadanía para que no se vuelvan a repetir episodios de violencia de esta índole. Nuestra función  es acompañar a esa vecina o vecino a recuperar su dignidad, su autoestima y su capacidad de acción frente a su situación personal y social. Bajo ese objetivo trabaja Jordi Baiget, educador social del Consejo Comarcal de Urgell, Lérida. Su labor de transformar esas emociones negativas, generadoras de malestar, en positivas, generadoras de bienestar, y de promover una sociedad mejor es uno de nuestros tres principios éticos fundamentales. Aportar algo a un cambio, a una transformación social, es parte de nuestra obligación como profesionales y empoderar a las personas más vulnerables socialmente puede ser una respuesta efectiva.




Para saber más:


Als pobres se'ls criminalitza. Sobre els fets ocorreguts a Serveis Socials de Ciutat Meridinana. Del blog Educació Transformadora.


Projecte Talent Humà de Jordi Baiget.


Guía metodológica de participación social de las personas en situación de pobreza y exclusión social. EAPN ESPAÑA



Y si queréis hacer una formación sobre el tema con Jordi, próximamente en el CEESC se hace una: L'humor terapèutic com a eina d'intervenció social (20h)


No hay comentarios:

Publicar un comentario