Ir al contenido principal

Educar para pensar críticamente



En estos tiempos complejos en los que entender la realidad nos puede resultar una ardua tarea, la realidad, más que nunca, se presenta con muchas caras, poliédrica. Así pues, si para nosotros, los adultos, la comprensión del mundo nos supone actualmente cierta dificultad, para los niñas y niños el esfuerzo es mucho mayor.

Para este problema la mejor solución es aprender a pensar y para ello, educar críticamente es un aspecto necesario y básico si queremos ayudar a crecer a los ciudadanos de hoy, a los adultos de mañana.

La consideración de procesos cognitivos complejos en el espacio curricular formal brillan por su ausencia. Los cambios de gobierno y sus modelos educativos según el color de la formación política no ayudan en este sentido. El análisis, la comparación y la síntesis son básicos para discernir y decidir sobre qué hacer o en qué creer. Pero... ¿para qué es necesario saber discernir? Pues para ejercer nuestra libertad, ya que la libertad es la capacidad de saber elegir.

Eso es lo que Carles Sedó decidió realizar con la creación de EdPAC y a través de los diferentes actividades, talleres y proyectos que lleva a cabo.

Espero que os haya gustado el post y que, desde vuestra libertad, decidáis recomendarlo o no.

Hasta la próxima semana.



Para saber más:

Educar para pensar críticamente, Revista de Teoría y Didáctica de las Ciencias Sociales.


EdPAC Web de acción crítica de la entidad; una iniciativa más para fomentar un consumo y un estilo de vida individual y colectivo más solidario, sostenible y justo.


Proyecto - película Interferències
Interferències es la culminación del trabajo de más de 10 años investigando y denunciando distintos mecanismos de anticooperación. Un trabajo realizado desde la ODG en red con múltiples organizaciones, redes y campañas.


Treballant com a Educadora o Educador Social 

Comentarios

  1. Noelia, muchísimas gracias por tu gran labor. Me encanta poder vivir contigo esas entrevistas y aprender de vosotr@s.
    Es, veraderamente, un placer seguirte.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí por el feedback y por tus comentarios. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso. Me acuerdo y me viene a la memoria cómo precísamente Roberto Aparici decía en uno de sus libros, o en el chat o no sé dónde, pero fue en la carrera, nos decía lo de las distintas realidades si mal no recuerdo. Hablaba de la realidad propia(la nuestra), la construida( la que hacen los demás y nos cuentan de su realidad) y la re-construida( la que hacen los medios de comunicación y que puede estar manipulada).
    Estoy totalmente de acuerdo, es vital ser crítico con estos medios. Una vez más enhorabuena Noelia

    ResponderEliminar
  4. Pena de sonido, el muchacho no se oye casi nada, teniendo el volumen del ordenador al máximo; sin embargo, la entrevistadora se oye perfectamente. No sé, no acabo de entender esta moderación en el tono de voz, por no llamarlo timidez de muchos educacadores/as sociales. Compreder que muchos tenemos el oído mal, por favor no temáis a subir el tono de voz sin miedos para que nos llegue a los de la última fila....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música comunitaria y deporte: Bàsquet Beat

Hoy tercer y último capítulo de la serie: Drogas, Sexo y Rock & Roll.

Aprender música a través del baloncesto, ¿por qué no? fue lo que pensé al ver la descripción del proyecto Bàsquet Beat. Pero Josep Mª Aragay, educador social creador de este proyecto, va más allá de ese aprendizaje: ha utilizado la música como herramienta para unirla a las inquietudes y necesidades de jóvenes inmigrantes, en este caso al deporte.

Josep Mª trabaja desde la educación social con un grupo de percusión formado por chicos migrados que utiliza como instrumento base unas pelotas de baloncesto y los diferentes sonidos y ritmos que generan. Desde el ritmo hip hop que resulta del impacto de las pelotas contra el suelo puede surgir un impacto mayor: el personal yelcomunitario. La situación personal de cada uno de los jóvenes es complicada es por ello que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer que estos se hagan responsables de su propio desarrollo. Por otra parte el proyecto también aspira a…

Entornos educativos que favorecen el trabajo colaborativo

Este es Toni Olives, educador social que junto con otros profesionales ha creado el proyecto educativoAcompañados por el vientome invita a coger el timón y llevar el rumbo. Es una experiencia entre fácil y difícil. Resulta extraño pero mantengo el rumbo al poco tiempo de que él me explique el funcionamiento de esa rueda que gira en posición vertical. Pendiente, siempre atenta y concentrada, así es como debía estar si quería llegar a mi destino. El antes y el después de la experiencia de timonel fue un verdadero trabajo en equipo: uno estira de la cuerda, el otro le ayuda, más adelante otra persona intenta izar la vela. Y a la vuelta, ¡cuidado!, o todos colaboramos o podemos chocar con los barcos de al lado y amarrar velas accidentalmente.
Este proyecto innovador nace con la intención de llevar a los adolescentes a que se dejen acompañar por el viento navegando, es decir, que se dejen acompañar, estar al lado, sin dirigir. Acercarlos a un nuevo entorno relajado, afectuoso y rico en posib…

Intervención socioeducativa con personas sin hogar

Hoy empiezo este post con una vivencia propia. Tengo un nítido recuerdo paseando de la mano con mi madre por el Passeig de Gràcia. Era la mañana de un día festivo de primavera, yo debía de ser muy pequeña, cuatro años, pero lo suficiente mayor como para poder comprender y recordar lo que ocurrió. Caminábamos tranquilamente bajo el sol cuando vi a una persona sin hogar sentada en el suelo, pidiendo limosna. Lo primero que hice al verla fue soltar una carcajada, sí, reírme de él, porque quien pedía era un hombre. A continuación recibí una lección de mi madre, que más que algo sabe mucho, la cual me dijo: "Jamás te vuelvas a reír así de una persona que pide en la calle, todo el mundo puede acabar un día así." Y luego, con mucha pedagogía y cariño me explicó que no tenía derecho a juzgar a esa persona porque nada sabía de su vida y que aquello me podría pasar a mí y a cualquiera. 
Creo que Roser, mi madre, tenía razón (mama, es verdad, como en casi todo) porque la realidad que co…