Ir al contenido principal

Las competencias profesionales de los educadores sociales







Os presento a Estefanía, Fani para los amigos, estudiante de segundo curso del Grado de Educación Social.

En este vídeo nos cuenta qué es para ella la educación social, las motivaciones de la elección de esta profesión y sus intereses respecto a los ámbitos que existen en ella.

Al conocer a Fani me acordé de mi paso de la universidad y de un elemento clave que me ayudó a conocerme como futura profesional: la necesidad de auto observación de nuestras competencias como profesionales de la educación social.

A lo largo de la carrera estudiantil y profesional evolucionamos en la adquisición y cristalización de competencias y habilidades que junto a la ética nos ayudan en nuestras intervenciones socioeducativas. Y si sobre ética hablamos no debemos olvidar nuestro código deontológico donde se recogen los principios y normas que orientan nuestra acción y  conducta profesional básicos para dotar de calidad al trabajo que ofrecemos a las personas en particular y a la comunidad en general.

Un texto básico que nos sirve de guía y referencia en la profesión es el creado por la Asociación Estatal de Educación Social (ASEDES) y el Consejo General de Educadoras y   Educadores Sociales (CGCEES) bajo el nombre de Documentos Profesionalizadores.

En él queda recogida la definición de educación social así como el Código Deontológico del educador y la educadora social así como el Catálogo de Funciones y Competencias del Educador y la Educadora Social.

Espero que este post os sea de utilidad, buena semana!



Para saber más:





P.D: En los fogones de la educación social estamos cocinando un sarao importante entre el CEESC y la Universitat Ramon Llull 
Seguiremos informando, pero de momento reservar el día 23 de abril en vuestras agendas...




Comentarios

Entradas populares de este blog

Música comunitaria y deporte: Bàsquet Beat

Hoy tercer y último capítulo de la serie: Drogas, Sexo y Rock & Roll.

Aprender música a través del baloncesto, ¿por qué no? fue lo que pensé al ver la descripción del proyecto Bàsquet Beat. Pero Josep Mª Aragay, educador social creador de este proyecto, va más allá de ese aprendizaje: ha utilizado la música como herramienta para unirla a las inquietudes y necesidades de jóvenes inmigrantes, en este caso al deporte.

Josep Mª trabaja desde la educación social con un grupo de percusión formado por chicos migrados que utiliza como instrumento base unas pelotas de baloncesto y los diferentes sonidos y ritmos que generan. Desde el ritmo hip hop que resulta del impacto de las pelotas contra el suelo puede surgir un impacto mayor: el personal yelcomunitario. La situación personal de cada uno de los jóvenes es complicada es por ello que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer que estos se hagan responsables de su propio desarrollo. Por otra parte el proyecto también aspira a…

Entornos educativos que favorecen el trabajo colaborativo

Este es Toni Olives, educador social que junto con otros profesionales ha creado el proyecto educativoAcompañados por el vientome invita a coger el timón y llevar el rumbo. Es una experiencia entre fácil y difícil. Resulta extraño pero mantengo el rumbo al poco tiempo de que él me explique el funcionamiento de esa rueda que gira en posición vertical. Pendiente, siempre atenta y concentrada, así es como debía estar si quería llegar a mi destino. El antes y el después de la experiencia de timonel fue un verdadero trabajo en equipo: uno estira de la cuerda, el otro le ayuda, más adelante otra persona intenta izar la vela. Y a la vuelta, ¡cuidado!, o todos colaboramos o podemos chocar con los barcos de al lado y amarrar velas accidentalmente.
Este proyecto innovador nace con la intención de llevar a los adolescentes a que se dejen acompañar por el viento navegando, es decir, que se dejen acompañar, estar al lado, sin dirigir. Acercarlos a un nuevo entorno relajado, afectuoso y rico en posib…

Intervención socioeducativa con personas sin hogar

Hoy empiezo este post con una vivencia propia. Tengo un nítido recuerdo paseando de la mano con mi madre por el Passeig de Gràcia. Era la mañana de un día festivo de primavera, yo debía de ser muy pequeña, cuatro años, pero lo suficiente mayor como para poder comprender y recordar lo que ocurrió. Caminábamos tranquilamente bajo el sol cuando vi a una persona sin hogar sentada en el suelo, pidiendo limosna. Lo primero que hice al verla fue soltar una carcajada, sí, reírme de él, porque quien pedía era un hombre. A continuación recibí una lección de mi madre, que más que algo sabe mucho, la cual me dijo: "Jamás te vuelvas a reír así de una persona que pide en la calle, todo el mundo puede acabar un día así." Y luego, con mucha pedagogía y cariño me explicó que no tenía derecho a juzgar a esa persona porque nada sabía de su vida y que aquello me podría pasar a mí y a cualquiera. 
Creo que Roser, mi madre, tenía razón (mama, es verdad, como en casi todo) porque la realidad que co…