Ir al contenido principal

Espacios y tiempos para pensar con otros






Se acerca la fecha del VI Congreso Estatal de Educación Social y las personas que encarnamos esta profesión, día a día, van pensando en qué maletas se llevarán para encontrarse con sus compañeros en Valencia.

Ya en las redes sociales vemos como la gente va preguntando: ¿Vendrás al Congreso? ¿A qué taller te interesa asistir?

Este evento es un hito que cada cuatro años se da para reflexionar conjuntamente y poner sobre la mesa propuestas que nos ayuden a pensar en el futuro de la Educación Social. Eso si, sin dejar de lado la puesta en común sobre la actualidad social que nos envuelve. Especialmente en este contexto socioeconómico tan complejo y delicado se hace necesario encontrar espacios para reflexionar sobre cómo nos posicionamos desde nuestro quehacer cotidiano frente a la realidad actual de nuestros usuarios, de la ciudadanía, de la población en general con la que trabajamos.

Un Congreso siempre es un avance para la Educación Social pero ¿vamos a esperar cuatro años más para reunirnos e informarnos, reflexionar conjuntamente y conocernos un poco más entre nosotros?

La respuesta es un rotundo NO que invita a crear espacios de reflexión, de intercambio, de propuestas que nos ayuden a pensar en el presente y futuro de la educación social. Estos espacios no nos sobran y es nuestra responsabilidad crearlos si no existen. La profesión nos necesita y nosotros tenemos que responder.

El vídeo que hoy acompaña a este post es un ejemplo cercano y actual que da respuesta a la necesidad de crear espacios socioeducativos para compartir. La Asociación Profesional de Educadores Sociales del Principado de Asturias (APESPA) ha tenido una idea magnífica y os insto a que, siguiendo su ejemplo, no esperéis a que haya un Consejo o un Colegio Profesional que monte un encuentro. Los espacios, si no existen, los podemos crear y la responsabilidad no es de nadie más que de nosotros mismos. ¿Te animas?



Y hablando de encuentros. 
Os presento el cartel del II Encuentro de profesionales de la Comunicación y la Educación Social que se celebrará dentro del VI Congreso Estatal de Educación Social. ¡Allí nos vemos!







Comentarios

  1. Nos vemos en Valencia bloggera, para seguir pensando, reflexionando , pero sobre todo, creando e innovando sobre ES

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo en la necesidad de establecer espacios de encuentro y reflexión sobre la Educación Social y nuestra actuación en el contexto socioeconómico actual. Y cómo no, lo amplío a espacios físicos y virtuales

    Entiendo que es necesario crear espacios a nivel local, con profesionales de nuestra área más cercana, para fortalecer las redes comunitarias y acciones conjuntas en el nivel más "micro"; también entiendo que la perspectiva que nos ofrecen educadores y educadoras de contextos diferentes al nuestro nos ayuda, en muchas ocasiones, a aumentar nuestro campo de visión, a tener nuevas ideas, a renovar ganas y fuerzas... porque a veces el entorno más cercano nos bloquea, al existir rutinas comunitarias o laborales difíciles de quebrantar.

    Creo firmemente que, si seguimos creciendo como colectivo en la red y logramos combinar los aprendizajes en los dos niveles, si compartimos experiencias más allá de nuestro entorno inmediato, estaremos aportando mucho al presente y el futuro de la Educación Social.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música comunitaria y deporte: Bàsquet Beat

Hoy tercer y último capítulo de la serie: Drogas, Sexo y Rock & Roll.

Aprender música a través del baloncesto, ¿por qué no? fue lo que pensé al ver la descripción del proyecto Bàsquet Beat. Pero Josep Mª Aragay, educador social creador de este proyecto, va más allá de ese aprendizaje: ha utilizado la música como herramienta para unirla a las inquietudes y necesidades de jóvenes inmigrantes, en este caso al deporte.

Josep Mª trabaja desde la educación social con un grupo de percusión formado por chicos migrados que utiliza como instrumento base unas pelotas de baloncesto y los diferentes sonidos y ritmos que generan. Desde el ritmo hip hop que resulta del impacto de las pelotas contra el suelo puede surgir un impacto mayor: el personal yelcomunitario. La situación personal de cada uno de los jóvenes es complicada es por ello que uno de los objetivos principales del proyecto es hacer que estos se hagan responsables de su propio desarrollo. Por otra parte el proyecto también aspira a…

Entornos educativos que favorecen el trabajo colaborativo

Este es Toni Olives, educador social que junto con otros profesionales ha creado el proyecto educativoAcompañados por el vientome invita a coger el timón y llevar el rumbo. Es una experiencia entre fácil y difícil. Resulta extraño pero mantengo el rumbo al poco tiempo de que él me explique el funcionamiento de esa rueda que gira en posición vertical. Pendiente, siempre atenta y concentrada, así es como debía estar si quería llegar a mi destino. El antes y el después de la experiencia de timonel fue un verdadero trabajo en equipo: uno estira de la cuerda, el otro le ayuda, más adelante otra persona intenta izar la vela. Y a la vuelta, ¡cuidado!, o todos colaboramos o podemos chocar con los barcos de al lado y amarrar velas accidentalmente.
Este proyecto innovador nace con la intención de llevar a los adolescentes a que se dejen acompañar por el viento navegando, es decir, que se dejen acompañar, estar al lado, sin dirigir. Acercarlos a un nuevo entorno relajado, afectuoso y rico en posib…

Intervención socioeducativa con personas sin hogar

Hoy empiezo este post con una vivencia propia. Tengo un nítido recuerdo paseando de la mano con mi madre por el Passeig de Gràcia. Era la mañana de un día festivo de primavera, yo debía de ser muy pequeña, cuatro años, pero lo suficiente mayor como para poder comprender y recordar lo que ocurrió. Caminábamos tranquilamente bajo el sol cuando vi a una persona sin hogar sentada en el suelo, pidiendo limosna. Lo primero que hice al verla fue soltar una carcajada, sí, reírme de él, porque quien pedía era un hombre. A continuación recibí una lección de mi madre, que más que algo sabe mucho, la cual me dijo: "Jamás te vuelvas a reír así de una persona que pide en la calle, todo el mundo puede acabar un día así." Y luego, con mucha pedagogía y cariño me explicó que no tenía derecho a juzgar a esa persona porque nada sabía de su vida y que aquello me podría pasar a mí y a cualquiera. 
Creo que Roser, mi madre, tenía razón (mama, es verdad, como en casi todo) porque la realidad que co…